Hablemos claro

Por Francisco Diez-Canseco Távara (*) Hablemos claro: la protesta multitudinaria de la generación del Bicentenario constituyó esencialmente un rechazo a la subclase política que viene gobernando al Perú, en las últimas décadas, en forma incompetente y corrupta: un rosario de Presidentes acusados de corrupción así lo acredita. Todo un récord mundial. Hablemos claro: la izquierda…